El vinagre producido por Pérez Barquero es el resultado de una combinación del tiempo y de un celoso y cuidado esmero, con una tradición iniciada en 1905. Procede de la fermentación ascética del vino y es envejecido en botas de roble americano, siguiendo el tradicional sistema de “Criaderas y Soleras”.

De color oscuro y aroma de gran intensidad, es un producto insustituible para la mejor cocina española e internacional.