A la tradición artesanal, Pérez Barquero ha añadido tecnología de vanguardia, lo que facilita una perfecta conservación de nuestros vinos durante largo tiempo, tras abandonar su medio natural de crianza.

Tratamientos frigoríficos para precipitaciones de bitartratos, inertización, pasteurización, microfiltración y exhaustivos controles de calidad garantizan plenamente la estabilidad de nuestros vinos.